Cine: Round Midnight, LA película de jazz

Póster de la peli Round Midnight

Póster de la peli Round Midnight

 

Por fin, una nueva entrega de cine y jazz. Y no vuelvo a esta sección con ningún film menor, la rentrée es con la genial Round Midnight.

En la sección de Jazz y cine aparecerán muy buenas películas, pero si tuviera que decir qué dos películas son las que destacaría, diría sin dudar Round midnight y Bird. Son, en mi opinión, las mejores películas donde el jazz tiene el lugar que se merece. No voy a decantarme, me gustan muchísimo las dos y son muy diferentes, quizás al final del artículo ahonde más sobre esto.

Nuestros amigos Pachi Tapiz de Tomajazz y Kiko Berenguer me la recomendaron en Conversajazz, y aquí va LA película: Round midnight, una joya.

Como te decía Round Midnight es LA película (con permiso de Eastwood) cuando hablamos de jazz y cine.  Eso sí, se ha escrito muchísimo sobre ella y sobre las biografías que inspiran esta película; tanto respeto me da este largometraje que he estado semanas sin escribir nada. Bueno, en cualquier caso, me lo he pasado muy bien, leyendo sobre la peli y la música y aprendiendo tantas y tantas cosas.

Tema, música, ambiente… todo es jazz. La música es sublime. Los protagonistas son los músicos, los amantes de la música y, por supuesto, la música misma.  El jazz de este film es genial (no en vano Hancock ganó un Óscar a la mejor música en 1986). La ambientación (muy bien conseguida por su fotografía) rezuma jazz por cada poro. Además, se vive la atmósfera del club de jazz (una gran parte de la película se desarrolla en Blue Note, París).

Tavernier consigue sumergirte en el ambiente, la cámara se mueve, acompaña al músico y a la música, te envuelve y, sencillamente, parece que te encuentres allí, en Blue Note o en algún club de Nueva York. Y todo esto todavía sorprende más (o tal vez no) teniendo en cuenta la forma en la que fue filmado: toda la música se grabó en directo, no se utilizó playback en ningún caso. El mismo realizador afirma en las notas del cd, que rodar esta película fue un gran reto para los músicos, el equipo y él mismo.

“No sabíamos nunca dónde llegaríamos y que podría haber grandes diferencias entre dos tomas”.

Es una película sobre el final de la vida de un gran músico americano exiliado en París, pero sobre todo, es la historia de una amistad entre éste y un apasionado del jazz, entregado y entusiasmado por el arte del protagonista. Es también un homenaje a los que disfrutamos del jazz encarnado por el fiel amigo del músico.

Obviamente, al tratarse de una película sobre un intérprete de jazz, debía contar con buenos músicos, y ¡vaya si lo son!: Dexter Gordon, con inmejorables interpretaciones, comparte escenario con grandes figuras.

Entre los músicos que aparecen en la película se encuentran los pianistas Herbie Hancock (¡qué jovencillo!) y Cedar Walton, los vocalistas Bobby McFerrin (en la interpretación de Round Midnight nos regala su particular y genial uso vocal) y Lonette Mckee, los bajistas Ron Carter y Pierre Michelot, los baterías Tony Williams y Billy Higgins, el guitarrista John McLaughlin, el vibrafonista Bobby Hutcherson, el trompetista Freddie Hubbard y el saxofonista Wayne Shorter.

He tenido la suerte de ver a varios de estos músicos, incluso Álex ha comentado alguno de los últimos conciertos o puesto alguna foto (Hancock, Hutcherson, Walton, McFerrin).

Bueno, hay tanto jazz en esta película que va a ser difícil hablar de todo sin excederme en este post. Intentaré no hacerlo.

La película: Round Midnight

Sinopsis

La película versa sobre un saxofonista, Dale Turner, (inspirado en la vida de dos grandes músicos: Lester Young y Bud Powell), pero muy especialmente de una gran amistad: la de un músico y un fan de su música.  El saxo, gran músico, vive sus últimos años de forma autodestructiva, o más bien dejándose llevar hacia lo irremediable, eso sí, viviendo por y para la música. Francis Borier, amante del jazz, intenta salvarle de esta decadencia y logra durante un tiempo proporcionar a Dale Turner un clima propicio para que su arte fluyera e, incluso, se sintiera querido.

¿Por qué no ves ahora su tráiler?

Bertrand Tavernier

Bertrand Tavernier; Foto: Castorp Republic

Bertrand Tavernier; Foto: Castorp Republic

Activo cineasta francés con más de 35 obras, siendo Round Midnight una de sus más laureadas. Entre sus títulos se encuentran La vida y nada más (gran éxito de crítica en 1989), Hoy empieza todo (1999), El juez y el asesino (1976),  1280 almas (1981, adaptación de la obra de género negro de Philip Thomas), El relojero de Saint Paul (su opera prima en 1974 con gran éxito de crítica) y en cartelera encontramos ahora En el centro de la tormenta.

Tavernier tuvo problemas para conseguir financiación en casi todas sus películas, especialmente en sus dos producciones más exitosas (La vida y nada más y Round Midnight). En Round Midnight le fue muy difícil encontrar un estudio:

“no querían realizar una historia sobre jazz, sobre un hombre negro, y mucho menos, sobre un hombre negro viejo”.

Dexter Gordon

¿Y qué decir sobre su protagonista? Dexter Gordon se merece un artículo en profundidad y en exclusiva ya que su carrera musical y su vida fueron muy interesantes. En varias de sus biografías califican a Gordon como el “primer músico que tradujo el lenguaje del be bop al saxo tenor”.

Dexter Gordon; Foto: Jean-Luc Ourlin

Dexter Gordon; Foto: Jean-Luc Ourlin

Dexter Gordon (1923-1990) también conocido como “Long tall Dexter”  (medía casi 2 metros) nació en Los Ángeles. Su padre fue uno de los primeros doctores afroamericanos que llegaron a esta ciudad, y tuvo entre sus pacientes a Duke Ellington y a Lionel Hampton.

Dedicó más de 50 años al jazz, destacando desde los años 40, tocando con grandes del jazz: Lionel Hampton, Louis Armstrong, Dizzy Gillespie y Billy Eckstine. En los años 50, problemas de droga y cárcel lo alejaron del escenario. Estuvo en Europa desde 1962 hasta 1976, y posteriormente, en los 80 volvió a ser reconocido en USA.

Sobre su actuación en esta película, se decía que la vida del protagonista en la ficción y la realidad tenían muchos puntos en común, hasta el punto de no discernir claramente quién era quién. En una entrevista a la que preguntaban a Tavernier sobre Gordon, comentaba que tenían que evitar que bebiera y cuando estaba bebido tenían que parar el rodaje. A pesar de esto, afirmaba el realizador, tenía un relación increíble con la cámara, de hecho no tuvieron que hacer más de tres tomas en las escenas actorales.

“Siempre lo hacía bien y tenía un nivel que a algunos actores les cuesta adquirir más de 20 años”

Tavernier decía de él que

“era muy culto con un fino sentido del humor, un gran conocimiento sobre el cine y una increíble admiración por actores como George Sanders, Richard Burton y James Mason. De éste decía que sonaba a un saxo tenor”.

Gordon improvisó (¡cómo no!) 30 o 40 líneas en la película, por ejemplo, la discusión ¿te gusta el baloncesto? fue suya.

Herbie Hancock

El director musical de esta película, el pianista y compositor Herbie Hancock (1940) también merece artículo propio. Tan sólo te comento algunas cuestiones interesantes relacionadas con la película. Tavernier escribe en las notas del álbum que Hancock le llamó un día “alrededor de la medianoche” y le dijo:

“Hola, soy Herbie Hancock, he leído el guión que me diste y he llorado y me he sentido orgulloso de ser negro y músico, quiero hacerlo”.

El director también decía que fue una suerte contar con él como director musical, no sólo por su valía, sino también por su serenidad y paciencia ante diferentes problemáticas.

Herbie Hancock-Oasys vs. Steinway; © Álex García

Herbie Hancock-Oasys vs. Steinway; © Álex García

Anecdotario

  • Cuando se estrenó la película en Estados Unidos, Marlon Brando envió una carta a Gordon diciéndole que era la primera vez en 15 años que aprendía algo sobre actuación. Dexter llamó por teléfono a Tavernier para leerle la carta y le dijo

“Después de esto, ¿quién necesita un Óscar?”.

  • El director, Bertrand Tavernier, fue el promotor de la 1ª edición del Festival  Lumière (1999), en el que se dio un premio homenaje a Clint Eastwood (anterior director de cine comentado en esta sección). Ya sabes que para mí es un reto encontrar nexos de unión entre los artículos de cine, pues ésta llegó de sorpresa.
  • Paul Newman, que ganó el Óscar al Mejor actor el año que fue nominado Dexter Gordon, protagonizó en 1961 Paris Blues (Un día volveré), un film sobre dos músicos estadounidenses afincados en París, ciudad donde se valoraba esta música como se merecía; otro nexo de unión, ¿no crees?
  • Martin Scorsese realizó un cameo en esta película, interpretando a un manager de un club de jazz en New York.

El jazz en Round Midnight

Round Midnight es jazz; música y película es toda una; la banda sonora de este film es una obra genial que puede desligarse sin problema de la trama (cuántas veces escuché esta música) pero que al verlo en el film se ve como una de sus protagonistas.

Su director musical, Herbie Hancock, seleccionó para la película 23 temas. El álbum  Round Midnight incluye 11 de éstos. Hancock compuso tres temas, incorporando  a la banda sonora temas de músicos de la talla de Thelonius Monk (autor del tema que da título a la película), Bud Powell, Cole Porter, Gershwin, Charlie Parker,  Chet Baker y Bessie Smith por nombrar a algunos.

Tavernier cuidó hasta el mayor detalle en esta película, incorporando un estupendo elenco jazzístico en el film y a su protagonista, Dexter, gran músico, que en ésta su primera película (y única), fue nominado al Óscar al mejor actor, compartiendo butaca con Bob Hoskins, William Hurt, James Woods y  Paul Newman, quién ganó la deseada estatuilla por El color del dinero.

La banda sonora de Round Midnight

He marcado con asterisco los temas incluidos en el álbum editado en 1986:

  • Round Midnight, tema central del film, compuesto por Thelonious Monk – Cootie Williams y Bernard Hanighen e interpretado por Bobby McFerrin*
  • As Time Goes By, compuesto por Herman Hupfeld
  • Society Red, compuesto por Dexter Gordon
  • Bérangère’s nightdream, interpretado por Herbie Hancock*
  • Fairweather, compuesto por Kenny Dorham e interpretado por Herbie Hancock*
  • Now’s The Time, compuesto por Charlie Parker
  • Una Noche Con Francis, compuesto por Bud Powell e interpretado por Herbie Hancock*
  • Autumn in New York, compuesto por Vernon Duke
  • Minuit Aux Champs Elysees, compuesto por Henri Renaud e interpretado por Herbie Hancock*
  • Body and Soul, compuesto por Edward Heyman, Robert Sour, Frank Eyton y Johnny Green e interpretado por Dexter Gordon*
  • I Cover The Waterfront“, compuesto por Edward Heyman y Johnny Green e interpretado por Guy Marchy
  • Watermelon Man, compuesto por Herbie Hancock
  • The Peacocks, compuesto por Jimmy Rowles e interpretado e interpretado por Herbie Hancock*
  • It’s Only A Paper Moon, compuesto por Billy Rose, E.Y. Harburg y Harold Arlen
  • Tivoli, compuesto por Dexter Gordon
  • How Long Has This Been Going On?, compuesto por Ira Gershwin y George Gershwin e interpretado por Lonette McKee y Dexter Gordon*
  • Put It Right Here, compuesto por Bessie Smith e interpretado por Syra Reaves-Phillips
  • Rhythm-A-Ning, compuesto por Thelonious Monk e interpretado por Cedar Walton*
  • I love Paris, compuesto por Cole Porter
  • I Love A Party, compuesto por Herbie Hancock y Chan Parker
  • What Is This Thing Called Love?, compuesto por Cole Porter e interpretado por Bobby McFerrin
  • Chan’s Song (“Never Said”), compuesto por Herbie Hancock y Stevie Wonder e interpretado por Bobby McFerrin*
  • Still time, interpretado por Herbie Hancock*

Mi comentario de la película

Recuerdo que Álex me pasó la banda sonora en casete (¡vaya, qué retro suena esto!). Álex, mi principal proveedor de música, me iba mostrando joyas conforme iba explorando esta música. Me encantó. Es una banda sonora, sí, pero puede escucharse de forma independiente a la película, pues tiene entidad propia y es preciosa. Años más tarde vi la película, y puedo decirlo: si te gusta el jazz, ésta es tu película.

En esta ocasión, voy a ir desgranando el argumento y desenlace de la película. Si eres de los que no les gusta saber el final antes de verla, ánimo, ve a verla y luego sigue leyendo.

Comenzamos con los créditos, donde ya se presenta esta película de forma inconfundible: Round Midnight, el tema de T. Monk, interpretado por Bobby Mc Ferrin con su particular modo.

Esta película muestra los últimos años de un genial músico, Dale Turner, el inicio podría haber sido en un momento de felicidad de éste, para ir mostrándonos su ocaso paulatinamente, pero Tavernier sin embargo nos presenta una escena muy similar a la que vivirá Turner: Hershell, compañero musical de Turner, vive sus últimas horas en una oscura y mísera habitación de hotel, sin familia, sin nada, sólo con los recuerdos de los días de grandes actuaciones.

“Dale”, dice la voz en off, “parece que quiera huir de sí mismo y se va a Paris, donde, afirma “no hay frialdad”. Aquellos momentos (finales de los 50 y 60’) no eran los mejores años para algunos músicos de jazz en Estados Unidos y tenían que emigrar a países europeos (como por ejemplo el propio Dexter Gordon) para poder dedicarse a su música.

La primera pieza que vemos en el ambiente de Blue Note es una deliciosa versión de As Time Goes By, en la que Dexter Gordon parece dejarse llevar (a veces da la impresión que vaya a caerse), pero no importa lo mal que esté el músico, su interpretación va más allá.  Billy Higgins a la batería, John McLughin a la guitarra y Pierre Michelot al contrabajo. Y el público le aplaude apasionadamente.

Tras un breve descanso, Gordon vuelve a la carga con Society Red, el sonido acompaña a la cámara hasta la salida, en el París lluvioso y por qué no decirlo, romántico y oscuro como nos gusta al otro lado de la pantalla. Y ahí vemos al que será compañero inseparable del protagonista: Francis, escuchando y mirando por la ventana a ras de suelo que da al club (como todo club que se precie se encuentra en un semisótano, en la cueva de la música). Y Tavernier te lleva de nuevo dentro, donde ves disfrutar a Gordon, Hancock y el resto.

Y después del trabajo, viene el descanso del guerrero. Y el gran artista va a su hotel de dudosa calidad, pone un disco (Society Red), para no perder la conexión con el jazz. Su vecino (un Hutcherson muy difícil de reconocer con su bata y con sus particulares hobbies) le lleva una sopa al músico. Y llega su agente, Buttercup (“Buttercup is not my mother”), le apaga la música y le cierra la puerta.

Y vuelta a Blue Note, Dale Turner deleita al escaso público de ese día, Francis fuera, tirado en el suelo para poderlo ver desde la ventana. En un descanso, sale Turner a la calle, los admiradores le piden autógrafos, y ve a Francis a unos metros, y se acerca, “eh, tío ¿me invitas a una cerveza?” Tras las cervezas, vuelve al club, ahora con Francis. ¡Qué gozada! Me veo en la piel de Francis, imagínate, su músico preferido le invita a escucharle en su concierto en el Blue Note.

Tavernier nos muestra ejemplarmente la rutina de Turner con Body and soul de fondo: habitación de hotelucho-Blue Note-vuelta al hotelucho. Su amigo Francis dejándolo todo (a su niña sola) para ir a disfrutar de su música en el club, acompañándole al hotel y viendo cómo tratan al gran músico.

Francis: ¿Estás cansado, Dale?
Dale: Sí, estoy cansado de todo menos de la música

Vemos una escena de Turner (¿o sería de Gordon en realidad?), en un callejón cercano al club, tarareando “Autumn in New York”, Francis le ayuda a recordar.

En realidad, nos muestra la evolución de la amistad entre músico y admirador: Turner ve que este francés no es solo un admirador que le invita a beber, es todo un amigo, y Francis decide involucrarse en la vida del músico, haciéndose cargo de él, llevándole a su casa, y gestionando sus conciertos, incluso, la grabación de un álbum.

Dale: Pero nunca, nunca en la vida, tío. No llores por mí. Nunca más, Fancis.
Francis: ¿Qué más puedo hacer…si estás matándote?
Dale: Pararé.
Fancis: ¿Pararás?
Dale: Lo prometo.
Francis: ¿Cómo? Tú nunca lo has dejado.
Dale: Nunca se lo prometí a nadie.

Es éste un paréntesis placentero y enriquecedor en la vida del músico. Pero no puede durar. Tiene que volver a New York. Y Francis le sigue.

En el club “Z corner” de New York, donde Scorsese aparece como manager, Dale interpreta para su hija la canción que le compuso: Chan’s song.

A Francis no le gusta lo que ve en Nueva York, de nuevo, drogas y alcohol amenazan la salud de Turner.

Póster de la genial Manhattan de Woody Allen

Póster de la genial Manhattan e Woody Allen

Ambos amigos se despiden de forma definitiva, sin saberlo, paseando por el río, de fondo el puente de la famosa escena de Manhattan de Woody Allen que ilustra su portada.

Dale: Aquí las cosas son diferentes. París está muy lejos.
Francis: Dale, ¿fuiste feliz en París?
Dale: (larga pausa) Una ciudad muy bonita.

Y continúa

Dale: Sabes, Lady Francis, no hay suficiente amabilidad en el mundo

Dale agradece así a su amigo todo lo que hizo por él, también le deja claro que tiene que volver a su anterior vida, aunque ello signifique ir directo a su muerte.

En la película también podemos ver un fragmento del Festival de Lyon, donde los músicos se prestaron a hacer una escena de la película en la que homenajean al músico:

Eddie Wayne: We would like to open with a tribute to a great jazz musician, a man who died a few years ago. He passed away ahead of us, but he was always doing things… ahead of us. He wrote a song just before he died that we’d like to perform tonight for you. His name is Dale Turner.

Termina Francis, cómo no, su fiel amigo, visionando los vídeos que filmó en París rememorando los buenos momentos vividos, y la voz en off de Dale Turner:

“Espero, Lady Francis, vivir para ver una avenida que se llame Charlie Parker, un Parque Lester Young y una plaza Duke Ellington, e incluso, una calle Dale Turner.”

Y nosotros, Dale-Dexter.

Por cierto, 11 años después del estreno de la película, se erigió una estatua homenaje a Charlie  Parker en Kansas City, Missouri, (junto a la calles Ella Fitgerald y Basie).

Ficha técnica de la película

  • Director:  Bertrand Tavernier
  • Productor: Irwin Wrinkler
  • Guión: David Rayfiel y Bertrand Tavernier
  • Música: Herbie Hancock
  • Reparto:
    • R. Dale Turner…Dexter Gordon;
    • Francis Borier…Francois Cluzet;
    • Berangere…Gabrielle Haker;
    • Buttercup…Sandra Reaves-Phillips;
    • Darcey Leigh…Lonette McKee;
    • Sylvie…Christine Pascal;
    • Eddie Wayne…Herbie Hancock;
    • Ace…Bobby Hutcherson;
    • Padre de Francis…Pierre Trabaud;
    • Madre de Francis…Frederique Meininger;
    • Sra. Queen…Liliane Rovere;
    • Ben…John Berry;
    • Goodley…Martin Scorsese;
    • Redon…Philippe Noiret;
    • Terzian…Alain Sarde;
    • Borracho…Eddy Mitchell
  • Duración: 130’
  • Año: 1986
  • Valoración en IMDB: 7,2 sobre 10

Premios

Esta película obtuvo 9 premios (entre ellos 3 a su música y 3 a su intérprete) y muchas más nominaciones en los premios de mayor reconocimiento:

  • Ganó el Óscar en la categoría de Mejor Música, Música original (que se llevó Herbie Hancock). Nominada al Óscar en la categoría de Mejor actor de reparto masculino (Dexter Gordon).
  • Ganó el César en la categoría de Mejor música compuesta para una película (Herbie Hancock) y Mejor sonido. Fue nominado a Mejor montaje y Mejor decoración.
  • Ganó el Premio de la Asociación de críticos de cine de Los Ángeles en la categoría de Mejor música.
  • Ganó el Premio Bodil, a la Mejor película europea.
  • Ganó el Premio de David di Donatello al Mejor Actor Extranjero (Dexter Gordon).
  • Nominada a los premios BAFTA: Mejor música.
  • Nominada a los Globos de Oro en Mejor música original y Mejor interpretación de actor en drama (Dexter Gordon).
  • Ganó el Premio del Sindicato italiano de críticos de cine, al Mejor actor de película extranjera (Dexter Gordon) y al Mejor director de película extranjera.
  • Ganó el Premio Sant Jordi al Mejor actor extranjero (Dexter Gordon).

Valoración de Inma

ValoraTK Película sublime

Tu valoración

Si no has visto la película te invito a que la veas, no te decepcionará.

Y cuando la veas, (o si ya la has visto), déjame algún comentario abajo.

Te espero.

Enlaces de interés

Inma Blaya

Cine, jazz y fotografía son algunas de sus pasiones. Ahora, en este blog, intentará unirlas y disfrutarlas mientras persigue su gran objetivo vital: ser feliz.

También te podría gustar...

7 Respuestas

  1. alexgarcia dice:

    Yo soy el Álex ese proveedor de jazz de Inma (qué delictivo suena eso 🙂 ). En este caso, ese casete me lo grabó una amiga, Sonia, cuando yo empezaba a aficionarme al jazz. Me lo pasó sin carátula, no sabía qué canciones eran las que contenía, no sabía quién las interpretaba. Tan sólo sabía que era una banda sonora de una película con título en inglés. Y que me encantaba. La escuchaba sin cesar, en una época en la que para escuchar sin cesar necesitabas ir dándole la vuelta a la cinta cuando se acababa la cara que estabas escuchando. Jovenzuelos que sólo habéis conocido el mp3 absteneos de comentarios jocosos, por favor.
    Tan despistado iba que creía que la primera canción (Round Midnight) estaba interpretada por una cantante, hasta que comencé a buscar y descubrí que “esa” cantante se llamaba Bobby y tenía una pinta de tío que no veas, je, je.
    En cuanto tuve oportunidad me la compré y fue de los primeros álbumes que adquirí. Y es uno de los discos que más he escuchado. Y si bien es un álbum buenísimo, gana mucho cuando lo escuchas viendo de la película. O más bien cuando lo escuchas desde dentro de la película. Porque como tan bien nos transmite Inma, esta película te envuelve, te absorbe, te instala en el interior de ese Blue Note y la disfrutas a tope.
    Y por cierto, eso de que tenga “solo” una puntuación de 7,2 sobre 10 sólo se puede explicar porque contesta mucha gente a la que no le gusta nada el jazz, porque se acercaría irremediablemente a 10 si consideraramos sólo a aficionados al jazz.
    Un artículo magnífico, Inma, por cierto.

  2. sonia dice:

    Todavía tengo el casete (esto suena a abuela contando batallitas) y de vez en cuando, cuando estoy en Alicante, lo escucho porque la cinta ha aguantado el paso del tiempo estupendamente y a la música no le hace falta “aguantar” nada porque es simplemente genial. Yo también escuché la música muchas veces antes de ver la película. Inma, me encanta el artículo.

  3. jjpamblanco dice:

    Tú lo has dicho Inma; Si te gusta el jazz, ésta es tu película. Nunca nadie ha expresado mejor esa sensación tan difícil de explicar, como es el placer que siente un buen aficionado ante una buena interpretación de jazz, como Tavernier en esta peli.
    Me has dado ganas de volver a verla. Voy a por el DVD.

  4. inmablaya dice:

    Bueno José Juan, pues me alegro que te haya gustado y que te haya animado a ver de nuevo la peli.
    Sonia, ¿y no se te ha estropeado la cinta del casete todavía? “Lo bueno nunca muere”.

  5. Griselda Berlanga Robles dice:

    ¿Conocen el cuento de Julio Cortázar, “el perseguidor”? Imposible analizar la película sin hacer referencia al texto.

    • Breno dice:

      Son los mismos personajes: el controlador, el amigo, y el músico, el saxo tenor es parker, sin duda, pero tavernier no pudo no haberlo leído… es el poema al músico antes de la película, antes tb de la autobiografía de su amigo francis, antes del despertar consciente de la autoreflexion de su estilo en la historia del jazz… en los libros de leroi jones, blues people; o música negra…

  6. kiketrane dice:

    Creo que tu misma lo dijiste todo.Muy poco que añadir.La película es el jazz en si mismo y posiblemente una forma de entenderlo y una forma de vida que no tengo muy claro si todavía existe, .En cualquier caso como mero consumidor de esta música una maravilla que estremece en cada bit.Como bien dices es el alter ego de Bird.Ambas dos obras maestras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *